Publicador de contenidos

angle-left Se ordenan cinco nuevos presbíteros de la Archidiócesis de Barcelona en una ceremonia en la Basílica
El Cardenal Joan Josep Omella i Omella, a los nuevos sacerdotes: «Sed expertos en Dios, no tanto por lo que habéis estudiado, sino por lo que habéis experimentado en la vida»

Jordi Avilés Zapater, Jordi Domènech Llauradó, Vicenç Martí Fraga, Joan Mundet Tarragó y Diego Pino son los cinco nuevos sacerdotes de la Archidiócesis de Barcelona.

Tras siete años de preparación para este nuevo ministerio, los cinco nuevos sacerdotes fueron ordenados por el Cardenal Joan Josep Omella i Omella en una ceremonia celebrada en la Basílica de la Sagrada Familia.  La majestuosidad del templo hizo honor a la importancia de la ceremonia, que contó con la asistencia y participación de numerosos familiares y amigos de los cinco ordenados.

Durante su homilía, el Arzobispo de Barcelona se dirigió a los nuevos ordenados asegurando que «el presbítero es Cristo Pastor en la comunidad a la que sirve» y les hizo la petición siguiente: «Sed expertos en Dios, no tanto por lo que habéis estudiado, sino por lo que habéis experimentado en la vida».

Por esta razón, recordó a san Juan de Ávila y a san Juan María Vianney, patrones del clericato, quienes «no ejercieron la pastoral con poco entusiasmo o profundidad», sino que se sintieron «llamados a la santidad».